Palabras clave: Batalla de ideas, política, crítica, transformación, diálogo, pensamiento otro, cambio de época, hegemonía popular, lectura, análisis, verdad, sueños, liberación.

sábado, 13 de agosto de 2011

El transporte público: ¿objeto de regulación o de nacionalización?

Un tema viejo pero sin embargo siempre nuevo. Con todo, los recientes llamados a paro de transporte que se convirtieron en guarimbas traen de nuevo a primer plano una cuestión vital para el bienestar de la población. Problemas de la vida moderna. Centralización de los medios de producción, de las principales empresas, del poder económico, del poder político, de la diversión, donde la vaina se pone buena. La ciudad, el gran artificio humano, espacios para catedrales, plazas y parques, lugar erigido por la modernidad capitalista en contraposición al campo como espacio de otros tiempos, pasados primitivos. La ciudad, la polis, símbolo de progreso, donde se define la realidad general, donde se hallan los legendarios templos donde se toman las grandes decisiones, necesita de efectivos sistemas de transporte para funcionar.

Una de las premisas –pero también una necesidad- del capitalismo es la de que todo es mercantilizable, privatizable. La ciudad es el lugar por antonomasia de lo público, donde la instauración de la idea del individuo libre fue despolitizando espacios de vida fundamentales para la formación y el mantenimiento de la conciencia cívica y la ética social necesarias para la sana convivencia, para sobrellevar dignamente “el hecho de las aglomeraciones”. Conviene que el tema del sector transporte sea repolitizado y que sea asumido como cuestión estratégica por las comunidades organizadas, sobre todo por el uso político que suele hacerse de él durante las huelgas. En la ciudad, la gente vive en un lugar y por lo general trabaja en otro, muchas veces ubicado a kilómetros de distancia, situación que hace de la llegada cotidiana al lugar de trabajo una diaria procesión y un lidiar al que muchos no se acostumbran, aunque con los grandes cambios tecnológicos de las últimas décadas muchos de esos trabajos puedan realizarse desde el hogar, siempre que se disponga de los recursos  necesarios. Incluso ya se habla de teletrabajo, desde hace tiempo una realidad. Pero el conservadurismo y la falta de imaginación hacen lo suyo.

El ejemplo clásico lo constituyen las llamadas ciudades satélite, cuyos habitantes por lo general laboran en la ciudad, en el centro. Gente que vive en los Altos mirandinos, en Santa Teresa, en Guarenas o Guatire, el junquito… que a diario tiene que luchar contra los azares y tribulaciones de las vías.
Pero no son solo las situaciones de la carretera las que tiene que soportar el usuario del transporte público-privado (empresas privadas que prestan un servicio público), sino muchas veces los comportamientos de los choferes que, como miembros de una empresa, y por tanto de una organización cuyo fin es la rentabilidad y la ganancia, anteponen –y cómo no- sus intereses económicos a la prestación de un servicio eficiente y de calidad. En el país petrolero de la gasolina barata siempre ha sido negocio el transporte. Desde el taxista, el camionetero, hasta las llamadas “Ejecutivas” -camionetas negras que –por ejemplo- desde Maiquetía pretenden cobrar 500 Bs hasta Caracas- se apuesta por el negocio cómodo y lucrativo.

Pongo como ejemplo lo que sucede con una línea que cubre la ruta Altos mirandinos-Caracas. Como lo importante no es llevar a la gente a sus trabajos u hogares sino los reales –y no deja de ser lamentable como estos comportamientos son muchas veces considerados “respetables” y “comprensibles” desde la “ética racional capitaista”- que , así quede un puesto yo no arranco, y si puedo recoger más en la vía mejor pal negocio. Ah! Y si me paro, por ejemplo, en el Km 0 de la panamericana a recoger pasajeros que luego asaltan a la gente para luego quejarme de la inseguridad, eso no fue culpa mía. Yo cobro al subir, y cuando la camioneta por fin llega, luego de esperar una hora y a veces dos, uno pudiera pensar de que si, por fin me voy. Pero no. Comienza aquí el proceso de cobro, uno a uno. Uno se va como veinte o treinta min después de que llega el ansiado transporte. Claro, a menos que este cayendo una tormenta, eventos que hacen pensar a los choferes sobre lo conveniente de cobrar después del embarque.


Los cuentos son innumerables, y como siempre se trata de un capitalismo desbocado que debe ser regulado seriamente por el Estado, y en el caso de las empresas privadas de transporte, un servicio que debe ser fiscalizado por la comunidad organizada, aunque a veces la comunidad se equivoque rechazando las alternativas que ofrece el ejecutivo.

Por lo general, cuando se habla del exceso de vehículos que hoy transitan y viven en la capital, que traen tráfico, estrés y contaminación, se alega que si el transporte público funcionara la gente no optaría por el transporte individual, cuando no se afirma desarrollistamente del segundo piso para Caracas. Otros, afirman que la raíz del mal está en el precio de la gasolina, que debería aumentarse. Pero ésta última opción, se tiende a asociar a la rebelión social del Caracazo, por lo que es mejor dejarlo de ese tamaño, aunque la razón del aumento de aquella vez –una medida que formaba parte del paquetazo neoliberal- se encuentre a años luz de lo que aquí se plantea. No les falta verdad a ambas opiniones, aunque si consideramos el uso del vehículo individual como una parte constitutiva de los gustos y preferencias del venezolano promedio, tendríamos otra variable interesante que considerar.

Entre aumentar el precio de la gasolina, convencer a la gente de que cambie el vehículo propio por el vehículo común, y mejorar sensiblemente el transporte público, parece que hay que comenzar por esta última opción, aunque las otras estén relacionadas intrínsecamente. Son muchos cuentos, muchos detalles, es un tema complejo. En lo que sí creo que estaríamos todos de acuerdo es en la nacionalización de este sector estratégico que, por otro lado, no tendría que ser total. ¿O sí?

@maurogonzag

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada