Palabras clave: Batalla de ideas, política, crítica, transformación, diálogo, innovación, cambio de época, amplitud, bloque histórico, lectura, análisis, verdad, belleza, sueños, liberación.

martes, 28 de junio de 2016

La salud del ser humano y la verdad incómoda del cáncer

La_salud_del_ser_humano_la_verdad_incomoda_del_cancer
Con una sutileza admirable, Vázquez trasladó la gravedad del cáncer como enfermedad a sus implicaciones crematísticas, preguntándose cuánto de este dinero no podría invertirse, envés de en tratamientos, en políticas sociales orientadas a fomentar la calidad de vida en la gente. Y es que, cualquiera que se acerque al tema y verifique las cifras de su país respectivo, sobre todo si vive en América Latina o en cualquier otro país de Occidente, podrá darse cuenta que la preocupación del presidente, la vehemencia con la que habló, es producto de una realidad que ya es inocultable: a pesar del ingente gasto −son $4.500 millones−, los diagnósticos y las muertes siguen aumentando. Es decir, todo ese dinero no está salvando las vidas de la gente enferma de cáncer, una realidad que pudiera llevarnos a decir que esos miles de millones están cayendo en saco roto. Pero no es así; ese dinero ingresa en las cuentas de quienes proveen las formas predominantes de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad. De ahí, que el presidente haya dicho:

Puede resultar antipático mencionar este aspecto, pero es parte de una realidad incómoda que hay que transformar

    Sí, puede resultar antipático hablar de una realidad incómoda como la de una industria millonaria que se alimenta del sufrimiento y la muerte de gente que contrajo una enfermedad perfectamente prevenible y que, de paso, no mata. Esta realidad alude una problemática que nos sacaría de nuestro tema central, por lo que invitamos a los lectores a profundizar en un tema sobre el cual hay abundante información, entre documentales, estudios, informes, reportajes, que pueden encontrarse en la Red. Advierte Tabaré que de no tomarse medidas inmediatas, para el año 2030 un millón de latinoamericanos morirán anualmente, solo de cáncer; y 7 millones más en el mundo verán finalizada su vida por una enfermedad que “es previsible y que diagnosticada a tiempo y tratada adecuadamente, es curable.

El cáncer en el mundo va a matar por año más personas de las que mató la Segunda Guerra Mundial

Vázquez, visiblemente alarmado, enfatizó que había que tomar conciencia de lo que ya puede considerarse una “brutal pandemia” que estamos sufriendo; una pandemia como nunca antes la humanidad conoció. Una pandemia, agrego, nunca antes conocida por la humanidad porque esta no ha despertado o no ha tenido el valor de encarar esta realidad en toda su grandilocuente perversión.

¿Qué propone Tabaré Vazquez?

Cito, tal como lo planteó el presidente: “Para enfrentar y revertir la creciente morbilidad y mortalidad del cáncer y otras enfermedades no transmisibles es imprescindible adoptar decisiones y posiciones políticas e instrumentar estrategias sistémicas para batir la pobreza, para generar inclusión social, para promover educación, para impulsar hábitos de vida saludables; fortalecer sistemas de salud integrados que incluyan programas nacionales para la prevención primaria, detección temprana, diagnóstico a tiempo, tratamiento, rehabilitación y seguimiento a largo plazo de estas enfermedades."

Como ya veremos, estas son propuestas generales que sin duda son importantes y necesarias en un primer abordaje, pero que se enmarcan en el viejo paradigma; la vieja visión sobre la salud. La cosa no es tan sencilla. Ahora bien, lo que en Occidente llamamos el "nuevo paradigma", es algo que en el Oriente sabe desde hace mucho, mucho tiempo. El nuevo paradigma, en las sociedades post-modernidad de la segunda década del siglo XXI, es la vieja sabiduría, los viejos conocimientos ancestrales, presentes también en nuestro continente en tradiciones como la maya, quechua y aymara, pero en nuevas circunstancias.

Veamos...