Palabras clave: Batalla de ideas, política, crítica, transformación, diálogo, innovación, cambio de época, amplitud, bloque histórico, lectura, análisis, verdad, belleza, sueños, liberación.

viernes, 12 de julio de 2013

Edward Snowden: breve biografía del bachiller que saltó la talanquera del imperio


Edward Snowden, el joven informático actualmente centro de la atención mundial, nació en Elizabeth City, Carolina del Norte (EEUU). Su padre, residente en Pensilvania, fue un oficial de la Guardia Costera de Estados Unidos. Su madre, Wendy, residente de Baltimore, es una empleada del Tribunal Federal de Distrito para el Distrito de Maryland. Snowden tiene además una hermana mayor que es abogada.

Luego de la revelación de Snowden sobre los planes de espionaje masivo que adelanta la dirigencia político-militar estadounidense, su padre declaró a ABC que estaba preocupado por su hijo y las consecuencias que le podrían traer sus acciones, mientras que su madre ha preferido mantener el silencio frente a la prensa.

En 1999, se mudó con su familia a Ellicott City, Maryland, donde estudió computación en el Anne Arundel Community College con el fin de conseguir los créditos necesarios para obtener la certificación GED (General Educational Development Test), la cual se otorga a todos aquellos que por diversas razones no alcanzaron a terminar la preparatoria. De tal manera, la GED es una especie de equivalente al diploma del que en Venezuela se conoce como bachillerato.

Siguiendo el reporte de The Guardian, Snowden se unió al ejército en 2003, motivado por servir a su país en las Fuerzas Especiales, dado que “Quería luchar en la guerra de Irak porque sentía que tenía una obligación como ser humano para ayudar a liberar personas de la opresión”, llegó a decir. Sin embargo, el 28 de septiembre de 2004, Snowden se fracturó ambas piernas durante un entrenamiento, tras lo cual fue dado de baja.

No obstante, en medio de los entrenamientos, antes de romperse las piernas, Snowden se desengañó sobre los objetivos reales detrás de la conflagración con Irak, una guerra por petróleo que fue justificada, recordemos, por la supuesta posesión por parte de Saddam Hussein de “armas de destrucción masiva”. Snowden comprobaría que "La mayoría de las personas en entrenamiento estaban muy emocionados en matar árabes, no en ayudar”.

Durante los últimos cuatro años, trabajó como guardia de seguridad en la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) como empleado de empresas contratistas, incluyendo Booz Allen y Dell, desde la que tuvo acceso a información secreta y desde donde filtraría los oscuros planes de espionaje de la agencia, perteneciente por cierto al conocido Complejo Militar-Industrial. En este período, Snowden estuvo trabajando en las instalaciones de una base militar estadounidense en Japón.

Snowden también fue agente de la CIA, la terriblemente célebre agencia de inteligencia estadounidense, lo cual da una idea de la información que maneja el ex agente y del por qué este tuvo que pedir asilo político luego de hacer sus revelaciones. Fue en 2007 cuando la CIA lo destinó a Ginebra, Suiza, como agente con protección diplomática. Esta colaboración duraría hasta 2009, cuando pasa a trabajar con la NSA.

En mayo de 2013, antes de abandonar Estados Unidos, llevaba poco menos de tres meses trabajando para la mencionada contratista de defensa Booz Allen Hamilton, como administrador de sistemas, en Hawái. Según The Guardian, Snowden llevaba “una vida muy cómoda”, devengando un salario de 200 mil dólares, acompañado por una novia con la que vivía y con una carrera estable. Todo duraría hasta que Snowden decidió hacer la revelación.

Desengañado desde la época en que se rompió las piernas en medio de los entrenamientos para combatir en Irak, su responsabilidad en el mantenimiento de las redes de computadoras significó que tuvo acceso a documentos clasificados. Si a esto le sumamos los tres años que estuvo en la CIA, nos damos cuenta que la historia de Snowden no se diferencia mucho de la de muchos soldados y veteranos de guerra estadounidenses que se han convertido en férreos luchadores sociales, luego de haber conocido al monstruo por dentro.

“De verdad me quiero enfocar en estos documentos y en el debate que espero gatille entre los ciudadanos alrededor del mundo acerca de en qué mundo vivimos", afirmó Snowden. "Mi único motivo es informar al público acerca de lo que se ha hecho en su nombre y en contra de ellos", precisó el más famoso salta talanquera imperial de los últimos tiempos.

“Estoy dispuesto a sacrificar todo eso porque no puedo tener una buena conciencia si permito que el gobierno de Estados Unidos destruya nuestra privacidad, la libertad en Internet y las libertades básicas para las personas alrededor del mundo con la gran máquina de vigilancia que están construyendo en secreto", dijo Snowden al diario británico.

Tendencias anti bélicas y defensor de la privacidad

La agencia Efe lo describe como un partidario del anti intervencionismo del Estado, postura que demostró con las donaciones que hizo a la campaña del precandidato a la presidencia por el partido Republicano, Ron Paul, conocido por su antibelicismo y su condición de libertario. 

The Guardian, describe a Snowden como alguien apasionado por la privacidad. Su laptop está adornada con calcomanías de organizaciones que apoyan la libertad en internet, como la Electronic Frontier Foundation (EFF) y el proyecto Tor. Es así, como Snowden dejó pocos rastros de sí mismo en el entorno virtual; “mínimos detalles sobre su familia” y no dejó nuevas fotografías, o actualizaciones de Facebook o Twitter “si es que tenía una cuenta”, y ninguna relación con compañeros de la escuela secundaria.

Según informes, Snowden presuntamente tiene un profundo interés en la cultura popular japonesa, y estudió el idioma japonés.  Otras fuentes que posee conocimientos básicos de chino mandarín y que le interesan las artes marciales. Otros informes señalan que en una ocasión afirmó que su religión es el budismo. No obstante, antes del destape de la olla, Snowden estuvo en Hong Kong de vacaciones con su novia.
Snowden, explicó que no se arrepiente de haber filtrado la información clasificada "alto secreto" y cree que las filtraciones han hecho que los estadounidenses ahora entiendan "que tienen el poder de decidir por ellos mismo si están dispuestos a ceder su privacidad a un estado de vigilancia constante".

Una de las repercusiones que ha tenido la revelación de este plan secreto de vigilancia masiva en la Red, fue el incremento vertiginoso de las ventas de la famosa novela 1984, de George Orwell, obra maestra de ficción que plantea una crítica a los sistemas totalitarios de control, anticipando la posible configuración de sistemas sociales donde la tecnología es empleada para la manipulación y el control total de la naturaleza y el ser humano. 

Esa es la historia vertiginosa de Edward Snowden, el joven informático que se paseó por los meandros del Complejo Militar Industrial, hurgando de tal manera en su ADN informático, que no pudo evitar tomar la decisión de denunciar los planes para socavar elementales derechos civiles que constaron cientos de años de luchas a la humanidad. 

Lo último que supo el mundo sobre el destino del personaje que fue la excusa para que algunos países europeos, siguiendo los dictados de EEUU, pusieran en peligro la vida del presidente boliviano Evo Morales, fue su solicitud de "asilo temporal" a Rusia, en vista de la imposibilidad de que viaje a América Latina, donde varios países, incluyendo Venezuela, le han ofrecido asilo humanitario.

Una historia en pleno desarrollo, la historia del bachiller que saltó la talanquera del imperio.

Publicado hace unos días en PoderenlaRed.com