Palabras clave: Batalla de ideas, política, crítica, transformación, diálogo, innovación, cambio de época, amplitud, bloque histórico, lectura, análisis, verdad, belleza, sueños, liberación.

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Extraterrestres entre nosotros: preparando a los pueblos y a la opinión pública mundial

Extraterrestres-entre-nosotros-preparando-pueblos-opinion-publica-mundial
Nuestro planeta es un pequeño globo flotando en el vasto universo. Esta reflexión, por sí sola nos mueve a preguntarnos: ¿habrá otras civilizaciones en ese vasto universo? Se trata de un caso similar al de un explorador que entra a un desierto inhóspito nunca antes recorrido y se pregunta: ¿habrá vida en esta tierra solitaria y baldía? También, podemos hacernos esta pregunta sin titubear: ¿así como nosotros, como civilización, somos más inteligentes que un perro o una guacharaca, habrá otras civilizaciones más inteligentes que nosotros? ¿Qué es más grande, el desierto inhóspito o el infinito universo?

Talvez haga falta tener una mente cósmica o ser alguien inquieto y curioso, abierto siempre a los nuevos conocimientos; puede que sea necesario cierto desarrollo de la intuición o “sexto sentido”, y es casi seguro que haber llegado a la comprensión de que en este mundo nada es casualidad, constituye un requisito. El hecho es que el tema sobre nuestros “hermanos mayores”, también llamados “antiguos astronautas” y más comúnmente extraterrestres o alienígenas, en esta era que comienza (estamos en el 2016) está cobrando una relevancia bastante interesante. Y es que, ¿Es tan difícil imaginar que existen seres y razas en otros planetas, en otras galaxias?

Como suele ocurrir con los temas que han sido tachados históricamente como “ciencia ficción” o “teorías conspiranoicas” por el escepticismo al uso que reacciona desde los altares de la ciencia, la iglesia o el sentido común –como ya se sabe el menos común de todos los sentidos−, el tema UFO ha sido siempre relegado al terreno de la “pseudociencia” o de la mera imaginación exaltada de un grupo de cabecitas inquietas de gente compleja y soltera que no tiene cosas más importantes de que ocuparse. Pero así como ocurre con los que dicen “no creo en brujas, pero de que vuelan, vuelan”, mucha gente se ha dado cuenta de esta realidad interestelar, aunque hayan preferido siempre mantenerse a una sana distancia para no aumentar con eso las angustias propias de la vida cotidiana en la Matrix.

En el caso de quien escribe, el asunto siempre me había interesado aunque nunca le había puesto mayor atención. De hecho, en mi libro Crónicas de la Ciudad del Bajo narro un episodio onírico de la infancia que, solo ahora, después de conocer el trabajo de gente como David Parcerisa, Sol Ahimsa, Anton Parks o Steve Losce, estoy considerando que fue una verdadera abducción (término que no conocía hasta hace poco). Y como los testimonios y evidencias, la información, se ha viralizado como nunca antes gracias a la red, algunos medios parecen estar preparando a la opinión pública para que se vaya familiarizando con el tema. Es cierto que Russia Today ha dedicado siempre espacios para publicar noticias de este tipo, por lo general de carácter especulativo, muchas de las cuales incluyen videos captados por gente de todo el mundo. Sin embargo, escribo estas líneas porque, como nada es casualidad y como supongo le ha ocurrido a mucha gente, el día que me convencía de esta realidad, enfocándome en ella, noté que la web de RT comenzó septiembre más ufológica de lo acostumbrado.

Interesado como estoy en este campo por razones que iré explicando en otros artículos, y después de constatar que en mi país hay gente dedicada también al tema −incluso personas que organizan avistamientos colectivos en una zona montañosa de Caracas−, el pasado fin de semana entré en la librería de un centro comercial aledaño a mi zona de residencia para ver si encontraba algo sobre anunnakis reptilianos o similares. Era domingo y me gustó la idea de encontrar el lugar abierto tan temprano, considerando el día. Suelo entrar ahí para ver la variedad de títulos y porque el lugar parece una vieja biblioteca familiar. En fin, se trata de un lugar agradable y acogedor donde siempre hay unos señores mayores atendiendo; pero esta vez había una señora que no había visto antes. Cuando le pregunté si tenían algún libro de Parcerisa me contestó con un no indiferente, casi sin pensar. Cuando le dije que se trataba sobre serias teorías de la conspiración, me dijo que la única conspiración que había era la que tenía el Gobierno con la economía. Parecía estar de mal humor. Un proveedor acababa de salir después de murmurar sobre los precios y las dificultades del mercado.

Intercambié algunas palabras con la señora, y alcancé a decirle que la crisis económica también estaba tocando al llamado viejo continente y que no era solo Venezuela. Volviendo al tema de los libros, quise ser más preciso. Cuando le dije que se trataba del tema extraterrestre y que la ufología podría ser incluso un buen nicho de mercado en el país –hasta una idea le estaba dando−, su expresión fue de completo escepticismo. Ante su silencio me animé y le comenté que había pruebas científicas de que nuestro ADN había sido intervenido por una inteligencia superior alienígena y que eran muchos indicios de indicaban que habíamos sido creados por “ellos”. En ese momento, como si hubiera insultado sus creencias más sagradas, la señora, alzando un poco la voz y con ganas de alterarse, me dijo que el único extraterrestre que había en el país era Maduro. La política había hecho perder toda objetividad a la librera, y en ese momento entendí por qué no estaba vendiendo muchos libros y por qué el tema UFO sigue siendo una especie de extraña miscelánea en el país; y todo a pesar de las variadas experiencias de avistamientos Ovni en el gran Guaraira Repano y muchas otras partes del país, incluyendo el cielo ubicado encima del edificio donde resido (el cuento queda para después).

Russia Today va por el encuentro cercano

Mientras tanto, el pasado dos de septiembre, RT publicó una nota sobre un estudio realizado en la Universidad de Cornell en el que se concluye que algún tipo de alianza alienígena podría estar manteniendo a la tierra aislada. El trabajo realizado por el astrofísico Duncan Forgan, parte del supuesto de que nunca se ha dado el contacto entre nosotros y los seres de otras galaxias. Con todo y que este es un supuesto negado por la casuística mundial sobre la materia, el trabajo teoriza sobre las razones por las cuales no se ha dado el contacto, planteando desde la llamada “hipótesis del zoológico” hasta interesantes planteamientos que suenan a teoría política galáctica (de la que se derivaría la exopolítica) sobre las relaciones de cooperación-conflicto entre las diversas razas alienígenas; complicadas relaciones en las que nosotros quedaríamos en medio.

Seguidamente, el 5 de septiembre, la agencia publicó otra nota sobre el tema que nos ocupa, relacionada con la extraña explosión del cohete Falcon 9 de SpaceX, acaecida el pasado 1°de septiembre en Cabo Cañaveral, Florida. El encabezado sugiere que el cohete de la empresa de Elon Musk habría sido detonado por láseres extraterrestres, ¿Quéee? Efectivamente, y gracias a la atención reticular de muchos internautas, se pudo notar en el video en cámara lenta de la explosión, la presencia de un objeto volador anómalo que sobrevuela la zona instantes antes del momento del lanzamiento. La reseña recoge las opiniones que se vertieron sobre el objeto que voló, de acuerdo a los cálculos, a 5.800 K/H. Tal como decía la gente de veía volar a Superman, algo así ocurrió en este caso: que si era un pájaro, que si era un dron; pero no, se trataba de un súper-ovni. El hecho es que el video muestra lo que muestra, y que el señor Musk ha pedido ayuda a la gente de la Nasa porque, de acuerdo a otra nota que recoge sus declaraciones, todo estaba en orden y el incidente no tuvo que haber ocurrido.

Al día siguiente, RT publicó otra nota con este encabezado: Sin tapujos: Revelamos la verdad sobre las mayores conspiraciones globales de la humanidad, la cual fue presentada como la interfaz de un chat en la que algunos usuarios le hacen preguntas a la agencia sobre algunas conocidas “teorías conspirativas”. El post tiene una breve introducción, en la que estas teorías se califican de “polémicas” y “difíciles de creer”. También, afirma que estas suenan increíbles y que algunas tienen “algo de razón”. En fin, es como si entre las teorías que plantean en el artículo, relacionadas siempre con la manipulación y control de la naturaleza y los seres humanos, estuvieran deslizando una en particular a manera de noticia anticipada; como para que la gente vaya cogiendo dato. Entre estas, está la que afirma que la humanidad es gobernada por una élite de seres reptilianos. Así, el usuario le dice a RT:

Algo que realmente me sorprendió fue un artículo que leí, en el que se afirmaba que los humanos somos gobernados por una “élite reptiliana”…”

La agencia responde:

Esta teoría afirma que muchos gobernantes, entre los que se encuentra la familia real británica, la aristocracia europea y varios líderes a nivel mundial, son en realidad extraterrestres que han adquirido forma humana y ganaron poder político para gobernarnos. Existen cientos de casos de “evidencias” que intentan desenmascarar un proyecto de modificación genética y “pruebas” de seres con aspecto humanoide que dirigen nuestro destino

¿Seres alienígenas, razas extraterrestres que habitan otros planetas y que nos han visitado desde épocas remotas? Nuestra civilización no puede ser tan cosmo-céntrica. Ahora, que una de esas razas alienígenas este gobernando a la humanidad desde siempre, bueno, eso ya admite el debate. ¿Y qué tal si te digo que estos viejos astronautas alienígenas fueron los que nos crearon a nosotros, los seres humanos, y que estos seres son una especie de expertos en ingeniería genética que nos concibieron después de varios intentos y en un contexto de lucha entre las diversas razas de esta especie de bestiario celeste?

Sobre esto habría que decir cantidad de cosas. Se trata de todo un cuerpo de teorías, testimonios, pruebas, abducciones, evidencias históricas de carácter arqueológico, lingüístico y antropológico; de relatos coherentes y bien estructurados, que dan para imaginar y pensar mucho sobre los verdaderos orígenes de la humanidad, que no es precisamente la evolución darwinista. Se trata de un “creacionismo”, pero vaya que creacionismo. Todo este cúmulo de información y conocimientos tiene un origen comprobado y bien definido en las tablillas de la antigua civilización sumeria.

En fin, eso sería materia de otro artículo. Por ahora digamos, en función de lo dicho, que cuando hablamos de seres de otros planetas, de otras galaxias, extraterrestres o humanoides, la cuestión ya no se trata de creer o no creer, sino de estar informado. Reflexión válida, por cierto, para todo tema importante y sensible, y más si pertenece al campo de lo “desconocido”. Un momento ¿campo de lo desconocido? ¿desconocido para quién?

Amaury González V.