Palabras clave: Batalla de ideas, política, crítica, transformación, diálogo, innovación, cambio de época, amplitud, bloque histórico, lectura, análisis, verdad, belleza, sueños, liberación.

miércoles, 1 de julio de 2015

7 personajes extravagantes surgidos en medio del desbarajuste económico

Amaury_gonzalez_7_personajes_extravagantes_surgidos_en_medio_del_desbarajuste_economico
Una de las ideas que pueden arrojar luz sobre la actual situación general que atraviesa el país, es aquella según la cual el actual estado económico de nuestra sociedad es producto de tres factores: la incidencia de ciertos poderes fácticos en los procesos económicos (guerra económica); los precios internacionales del petróleo (seguimos siendo rentistas), y los errores gubernamentales en el manejo de la economía producidos por factores como la corrupción desmedida (a veces salvaje), el burocratismo (el monstruo enseñoreado) y hasta una posible falta de pericia (en particular los asesores en ciencias económicas y afines).

Indudablemente, con la información acumulada de los últimos años y la que se dispone en la actualidad, se tienen elementos suficientes para argumentar a favor de uno o de otro factor. Sin embargo, como no hay nada tan político como la economía (la cual debería ser una rama de la ciencia o filosofía política ¿lo es?), el debate económico ha estado inevitablemente filtrado por una confrontación política altamente polarizada, situación altamente compleja, emocional y racionalmente, que es producto tanto de la ausencia del gran timonel bolivariano, Hugo Chávez, como del hecho de no haberse ejecutado el golpe de Timón que este planteara luego de ganar las presidenciales de 2012.

En este contexto complejo (recuerdo como hace diez años te podían decir “posmoderno” a manera de grosería por decir que la realidad social venezolana era compleja), hemos sido testigos de cómo la perplejidad, la disociación, la preocupación, la impotencia, la incomprensión y hasta la irresponsabilidad de muchos que renunciaron a la escucha activa, al entendimiento y al diálogo, ha dado lugar al surgimiento de un grupo de personajes que si bien se gestaron en los años del Comandante Chávez en el marco de la brutal guerra mediática en su máximo apogeo, hoy parecen haberse afianzado en sus conductas deletéreas.

En tal sentido, presentamos a continuación, desde el análisis político lateraturizado, 7 personajes extravagantes que han surgido en los últimos años, particularmente desde la desaparición física de Hugo Chávez y en medio de la guerra económica:

1- El amigo rescatista: En caso de que seas chavista, este personaje representa a esos amigos opositores que nunca tuvieron argumentos suficientes para debatir contigo en la era de Chávez, pero que ahora se sienten reivindicados frente a la situación económica y la inseguridad. Así, al percibir tus críticas ―que no quejas sin sentido― se sienten con autoridad para tratar de seducirte, para que decidas brincar la talanquera. Dicen que te comprenden, y en un principio parece que tienen una visión amplia de la situación, pero a la menor oportunidad empiezan a destilar odio por sus poros, iniciándose una descarga sin cuartel contra el arañero de sabaneta.

2- El agorero irredento: Este es el clásico de la era de Chávez, aquel que durante los años más prósperos del chavismo siempre predijo la debacle y la quiebra del país. A pesar de que se cuentan aquí muchos economistas y demás científicos sociales que anticiparon guerras civiles y futuros sombríos en el corto o mediano plazo, también entran aquí todos aquellos ciudadanos privilegiados que siempre tuvieron la peor opinión de la Revolución bolivariana, mientras se indignaban desde sus camionetas último modelo, o se quejaban con su familia de la difícil situación mientras abordaban un super jet de American Airlines en dirección a Miami o New York. Generalmente no aportan nada, y hoy mucho menos.

3- El revolucionario engringolado: Proveniente también de la era de Chávez, este personaje podría representar el auténtico compromiso revolucionario. Sin embargo, la tirana costumbre, los privilegios y la avasallante influencia del relato revolucionario y sus obras concretas, bloquearon a este personaje para el entendimiento de la crítica. Y si no comprendieron su necesidad en la época de las vacas gordas, en la era de Chávez, estigmatizando muchas veces a quienes la promovían, en el actual contexto la siguen rechazando, aunque sean inocultables las señales de la realidad concreta que hablan de viejas críticas que no fueron escuchadas en su momento; aunque hablen de autocrítica.

4- El repolitizado despolarizado: tal vez el más interesante de este extravagante grupo, este personaje, antes que despolitizarse y aislarse víctima de la repentina ausencia de Chávez y del hecho de que al parecer, todo dependía de él, opta por repolitizarse manteniendo el espíritu crítico, y sobre todo comprendiendo que el discurso de la polarización (aupado por el sector recalcitrante aventurero de la oposición), no tiene sentido en un país que no es una isla, y que se planteó hacer una revolución pacífica, en democracia y libertad, que no precipitó a sus opositores a Miami y que perdonó golpes y sabotajes a los cuales siguieron nuevas conspiraciones.

5- El emigrante entrampado: Tal vez el personaje con mayor fuerza dramática, estos han venido aumentando su número en los últimos tiempos. Como grupo desprendido de la clase de los amigos rescatistas y de los agoreros irredentos, y a pesar de que su situación económica objetiva por lo general es holgada (llevadera en el peor de los casos), llegó el momento para ellos en que se convirtieron en víctimas de su propia negatividad y catastrofismo. De tanto repetir lo mal que está todo y que aquí no se puede vivir, finalmente su profecía se auto-cumplió. ¿Por qué entrampado? Porque su misma negatividad hace que su precariedad y desesperación se la lleven al país al que deciden irse. Carlos Dorado ha escrito algunos artículos interesantes sobre el tema.

6- El raspaolla enloquecido: Sin duda, este es el más peligrosos de todos entre esta limitada muestra de extravagancia. Puede que se encuentre en la mentada (y según, creciente) categoría de los ni nis, e incluso entre gente de la oposición, pero la verdad es que estos pueden localizarse en el grupo que ha sido calificado de “derecha endógena”, la cual ha tenido protagonistas estelares como el ex gobernador de Aragua o el general García Plaza, pero que está conformada por esa densa masa de funcionarios rojos sin rostro, burocratizados, y que siguen teniendo la mentalidad de españoles saqueadores de El dorado. Debido por lo general a una débil formación teórica-política y de valores, con la desaparición física de Chávez sintieron que todo se derrumbaba y que había que coger lo que se pudiera, mientras se pudiera.

7- El bachaquero de apartamento: Nueva y lamentable expresión de la sociedad de cómplices que aún tenemos, entre los raspa-cupos, especuladores, contrabandistas, consumistas, y todo aquel que ha querido, consciente o inconscientemente guiado por el “zeitgeist rentista” enriquecerse rápido, fácil y sin esfuerzo. ¿Habrá alguien libre de pecado? En lo que sí no debemos ser mezquinos, es que el Gobierno de Maduro ha reconocido que hemos sido una sociedad de cómplices, una sociedad motolita que guarda las apariencias mientras le practica una felación al chorro de petróleo, sin importar su densidad o color.

Las crisis pueden sacar lo peor del ser humano, pero también lo mejor, y coyunturas como esta son propicias para que florezca su creatividad en todo su esplendor. Y aunque en una sociedad rentista la creatividad parece permanecer en estado de aceitosa hibernación, esa es nuestra esperanza. ¿Conoce usted a uno de estos personajes?

Amaury González V.