Palabras clave: Batalla de ideas, política, crítica, transformación, diálogo, innovación, cambio de época, amplitud, bloque histórico, lectura, análisis, verdad, belleza, sueños, liberación.

domingo, 24 de julio de 2016

La salud del ser humano en la época de las hiper-aglomeraciones

La_salud_del_ser_humano_en_la_epoca_de_las_hiper_aglomeraciones
Un dato adicional que no podemos soslayar, toda vez que hablamos de la salud de la población habitante de nuestra “nave espacial”, es la cantidad de gente que habitaba el mundo a principios del siglo XX, y el crecimiento de esa cifra a comienzos del siglo XXI. “El hecho de las aglomeraciones” considerado en toda su amplitud y complejidad es, que de poco menos de 1000 millones de habitantes el mundo pasó a albergar más de 7 mil millones. Esto significa la más desbordante aglomeración de personas, lo que es decir de pensamientos, deseos, emociones, frecuencias vibratorias, expectativas y necesidades, que haya existido en la historia de la humanidad, al parecer para su perjuicio y el del propio planeta; un hábitat, una naturaleza, por cierto, que al haber quedado separada del ser humano por la modernidad, fue alienada de nosotros siendo nuestra fuente primordial de vida.

Hablando de populosas masas, mientras publico este texto leo que ha fallecido la madre del terrícola número 7 mil millones Piotr Alexéevich Nikoláev, quien nació el 31 de octubre de 2011. Se trata de la rusa Elena Nikoláeva, quien falleció en Kaliningrado por complicaciones de un cáncer de mama.

Lo más alarmante, como puede ver, es que si se trata de una tendencia, acelerada de forma espeluznante en las últimas tres décadas, la proyección indica que para hoy los diagnósticos deben estar en 500 personas de cada 1000, lo cual nos dice que la mitad de la población tendrá esta enfermedad en algún momento de su vida. Nada alentador ¿cierto? Y tratándose de una realidad verificada, hemos de decir que si bien esto no pretende ser una crítica anti-moderna o pre-moderna, definitivamente pone en evidencia lo que terminó ocurriendo con el mundo en la última transición de siglo; un mundo que para nadie es secreto ha sido dirigido, y en gran medida lo sigue siendo, por un conjunto de ideas que podemos resumir en algunas viejas palabras, aunque parezcan siempre dotadas de un insuperable aire vanguardista, como si siempre representaran lo nuevo: progreso, desarrollo, urbanización, conocimiento experto, orden, industrialización, tecnología, individuo, razón, Estado-nación, capital, mercado, etc.

Pareciera que nadie vio matrix, como lo sugiere el libro de Graziano; aunque, al contrario, todos vimos matrix o todos la estamos viendo; estamos en ella, pero hay resistencia.

García publica su artículo en septiembre de 2014, año que la Organización Mundial de la Salud estimó terminaría con 20 millones de personas padeciendo cáncer, lo cual significa un incremento abismal de los enfermos que, sin embargo, no inmuta a las organizaciones mundiales ni a las universidades. Así como el economista Walter Graziano, en las primeras páginas de su obra Hitler Ganó la Guerra, se preguntó por qué si el economista −premio Nobel cuya vida fue llevada al cine en Una mente brillante (2001)− John Nash demostró matemáticamente que la teoría económica clásica de Adam Smith estaba errada, esta seguía siendo la base fundamental de las ciencias económicas y de su enseñanza en las principales universidades del mundo, García deja en el aire la inquietud sobre la ausencia de reflexión y cambio por parte de los responsables mundiales de la sanidad mundial, institucionales y académicos, quienes “siguen buscando en el mismo callejón sin salida de la medicina sintomática y biologicista.”

Esto sigue...