Palabras clave: Batalla de ideas, política, crítica, transformación, diálogo, innovación, cambio de época, amplitud, bloque histórico, lectura, análisis, verdad, belleza, sueños, liberación.

domingo, 22 de septiembre de 2013

"De la generación de la opinión pública, pasaron a pretender imponernos el “Estado de opinión”



Así lo afirmó el presidente de Ecuador, Rafael Correa, durante la conferencia magistral que ofreció en el marco de la Primera Cumbre para un Periodismo Responsable en los Nuevos Tiempos (CUPRE), realizada el 19 y 20 de junio de 2013 en la ciudad de Guayaquil, y que se denominó "La información como derecho y los medios como Big Business".

La frase, la extraemos de la sección “Poder: Estado de opinión versus Estado de derecho”, de acuerdo a la edición de la conferencia publicada por la Colección Claves, elaborada en los espacios del Correo del Orinoco. Luego de explicar la lógica de los Big Business de la información y de analizar el comportamiento económico de las grandes corporaciones mediáticas como un gran “mercado” de la comunicación, Correa diserta sobre el rol político que en un momento determinado “se otorgaron” las empresas de la información.

Una clave importante puede colegirse de la exposición de Correa: el rol político que de un tiempo para acá se atribuyeron los “medios de comunicación” no es nuevo, toda vez que estos siempre se definieron como el contrapoder del poder político, e incluso se les llegó a llamar el “quinto poder”. Para Correa, resulta hasta gracioso que los medios se definan como contrapoder, lo que es decir actores políticos, y que no toleren respuestas políticas. En este contexto, dice Correa que si un medio calumnia, desinforma y difama a nuestros gobiernos, es libertad de expresión. Pero si algún presidente les responde, entonces es un atentado a la libertad de expresión. ¿Algunos más libres que otros?, se preguntó Correa.

Otra clave que aporta el presidente ecuatoriano, se refiere a que la impunidad de que siguen gozando las corporaciones mediáticas viene dada porque “Han tenido la habilidad de identificar sus negocios con la libertad de expresión". De ahí, y según esta lógica, criticar un medio es atacar la libertad de expresión, “lo cual es tan brillante como decir que criticar al Presidente es criticar a la democracia”.

Para Correa, el debate de fondo es si los medios deben o no participar en política, ya que al definirse como contrapoder lo están haciendo. Incluso, sería más difícil determinar cuando no han participado en política, cuando no han sido actores políticos, en mayor o menor grado, con mayor o menor intensidad, desde que emergieron y crecieron en las sociedades capitalistas.

Así, llegó el momento en que De la generación de la opinión pública, pasaron a pretender imponernos el Estado de opinión, una situación que expresa con preocupante claridad la desmesura del poder que lograron alcanzar estas empresas que, en un momento determinado, transformaron uno de los servicios públicos más importantes para la sociedad en un conjunto de Big Business, en algunos casos más poderosos que muchos estados nacionales.

Publicado en PoderenlaRed.com el 19/09