Palabras clave: Batalla de ideas, política, crítica, transformación, diálogo, innovación, cambio de época, amplitud, bloque histórico, lectura, análisis, verdad, belleza, sueños, liberación.

miércoles, 4 de febrero de 2015

¿Tiene el Gobierno bolivariano 16 años en el poder?

El pasado 2 de febrero se cumplieron 16 años de la llegada del Comandante Chávez al poder en Venezuela, y desde tempranas horas de la mañana diversos actores políticos adversos a la Revolución bolivariana se encargaron de desestimar los logros del Gobierno bolivariano, al tiempo que magnificaban los actuales problemas económicos.

Llama la atención, además de constituir una expresión de intransigencia y cortedad, que después de zanjado el debate sobre la supuesta “elección indefinida”, que no es otra cosa que libertad de candidatura para postular repetidamente una misma figura tal como quedó establecido luego de la Enmienda Constitucional de febrero de 2009, se pretenda seguir adosando el supuesto carácter antidemocrático del Gobierno porque tiene “16 años en el poder”. Pero más desacertado aún, es considerar los últimos 16 años de la vida económica y sociopolítica del país, como un periodo de tiempo en el que el movimiento chavista gobernó libremente y a sus anchas, con estabilidad, continuidad y una oposición seria que se involucró y trabajó pensando en el bienestar del pueblo venezolano, reconociendo la legitimidad de la nueva fuerza política.

Resulta no menos que una gran simplificación, una gran mentira, decir que todo lo que pasó en Venezuela en los últimos 16 años vino de la mano del Gobierno chavista. Lo que sí empezó a desarrollarse en el país desde 1999, fue una lucha política entre el chavismo como fuerza política renovadora, nacionalista, bolivariana y apoyada masivamente por la mayoría del pueblo, y los tradicionales poderes fácticos: burguesía comercial, banca privada, medios de comunicación, iglesia, clases acomodadas. Recuerda, recuerda: no solo hubo paros patronales y marchas multitudinarias ―manifestaciones que entran dentro de lo legal―, sino que hubo un golpe de Estado el 11 de abril de 2002 apoyado por estos poderes fácticos ¿Habrá habido interrupción de la continuidad de la gestión del Gobierno chavista de los 16 años? Sí, y también del hilo constitucional.

Recuerda, recuerda: no solo hubo un golpe de Estado que fue derrotado en 48 horas; dos días que, por cierto, dejaron al descubierto el rostro descarnado de la reacción y el carácter represor de muchos de los que hoy se sienten “excluidos” del poder. Recuerda que en diciembre de ese mismo 2002, comenzó lo que muchos consideran la mayor tragedia que ha vivido el país en su historia republicana, por su irracionalidad y brutalidad pero también por las consecuencias de todo tipo que trajo a la nación: el paro-sabotaje petrolero. ¿Habrá habido interrupción de la continuidad de la gestión del Gobierno chavista de los 16 años? Sí, sobre todo de la gestión económica. Venezuela superó la difícil prueba, pero muchos pequeños empresarios quebraron, varios miles de millones de dólares se perdieron, nuestra economía se vio seriamente dañada, el resentimiento fue grande y, rememoremos, se tuvo que implantar el control de cambios dada la situación crítica en que había quedado la economía.
Luego vendrían las guarimbas, la incursión del paramilitarismo, el retiro de la “oposición” de las parlamentarias del 2005 y pare usted de contar. De tal manera, si nos apuran un poco podemos decir que es solo a partir de 2006, con la primera reelección de Chávez, que el proyecto bolivariano alcanza la estabilidad necesaria para llevar adelante sus políticas transformadoras. Sí, han sido 16 años de Gobierno bolivariano, con aciertos y errores, grandes logros y grandes problemas. Pero también, han sido 16 años de una oposición tristemente desbocada por los caminos más irracionales de la reacción, una oposición que, hasta hace nada (2014), volvió a demostrar que es capaz de destruir el país con tal de propiciar la “salida” del actual presidente Nicolás Maduro.

Entonces, si los logros del Gobierno se los debemos al Gobierno, los estancamientos y retrocesos se los debemos, sí, al Gobierno ― ¿El primer responsable?― pero también a una oposición anti-política, retrógrada y destructiva.

Editoral PoderenlaRed.com 2/02/15