Palabras clave: Batalla de ideas, política, crítica, transformación, diálogo, innovación, cambio de época, amplitud, bloque histórico, lectura, análisis, verdad, belleza, sueños, liberación.

viernes, 9 de mayo de 2014

Que vaina con este país ¿Usted entiende? Yo no entiendo

He llegado a pensar que la hegemonía del capitalismo, sin duda desafiada por el proceso bolivariano, se basa en condicionamientos bien anclados en lo que podríamos llamar inconsciente colectivo. En una mentalidad de escasez ―que, si haber vamos, es uno de los principios de la economía clásica― que es alimentada por una visión negativa hasta el fatalismo, de la realidad. Al parecer, existe en nuestra estructura social una ideología nefasta producto del fementido rentismo petrolero, que lleva a mucha gente a sentirse esclava y pobre en medio de una abundancia que muchos países quisieran disfrutar.

Si en medio de la Paz, mucha gente vivía presa del miedo y de la sensación de inseguridad, repitiendo y hasta vociferando lo que muchos medios privados reflejaban como país, uno puede imaginar el barranco emocional en el que muchos se encontrarán después de casi tres meses de candela, irracionalidad, violencia y muerte en algunos municipios del país; después de una serie de acciones vandálicas que se sumaron a la evidente manipulación de la cadena de distribución de alimentos y bienes básicos que, en un plan que se ha venido puliendo a través de años de conspiración, aplicó la burguesía como quien toca uno de los botones rojos de su tablero de poder para destruir la Paz e intentar desestabilizar un país que siempre ha sido una tierra de gracia.

Hace pocos días, volví a constatar esta lamentable “realidad psicológica” en un supermercado ubicado en una urbanización de clase media donde también hubo guarimba y donde todavía hay “compras nerviosas”. Como lo hecho otras veces, tomé dos o tres cosas de las que se pueden comprar ahí ―dice uno― y me ubiqué en una de las colas donde despachan hasta diez artículos. Delante de mí, una mujer de mediana edad, baja estatura y lolas operadas, tenía su cesta con 4 cosas que terminaron siendo como veinte luego de varias idas y venidas para buscar cosas de última hora, productos que había que llevárselos solo porque estaban ahí.

La señora, me decía ya vengo que olvidé algo y una cosa llevó a la otra y se armó una conversación entre ella y otra señora que tenía tras de mí. “Hay que calarse las colas, que le vamos a hacer”, “Uno nunca sabe lo que puede pasar”, “¿En cuánto están vendiendo la harina pan?”, eran las frases al uso y en cuanto hubo chance el intercambio se deslizó hacia la inseguridad que estaban experimentando sus hijos de igual edad en la universidad. Uno estudiaba en la Simón Bolívar, el otro en la UCV. Ambos, una chama y un chamo, habían decidido abandonar sus casas de estudio para probar suerte en el exterior.

¿Cuál era la razón? La inseguridad. Se habló se ocho robos en una semana en una de las facultades de la Central, de intentos de violación, que si no sé quien me dijo, que esto no mejorará, que así no se puede vivir en este país. Una de las mujeres, luego del elegante derroche de fatalismo terminaba sus frases sobre la economía y la inseguridad, los dos temas dominantes, con un “¿Usted entiende? Yo no entiendo”, donde el “¿Usted entiende?” es un yo sé que ni usted ni yo entendemos lo que está pasando, ni lo queremos entender, simplemente no lo aceptamos porque en fin, esto es culpa del Gobierno. “Mi hija está averiguando para estudiar afuera pero eso son 8 mil dólares mensuales y hay que verle la cara a eso”, decía la más locuaz. Porque además, estudiar afuera significaba para ella, noté, estudiar en EEUU una “carrera paga en una universidad paga”, como dijo cierto filósofo.

El “¿Usted entiende? Yo no entiendo” seguía saliendo como un mantra, y al fin pude comprender que cuando alguien ha vivido siempre sumergido en la ideología ―entiéndase, en la falsa conciencia, adorando los ídola― estructurado por las instituciones de la “sociedad civil”, haciendo lo que “Dios manda”,  tratando de imitar estilos de vida foráneos y, lo más delicado, sin haber intentado nunca comprender por qué llegó o, mejor, por qué tuvo que llegar al poder una figura como el Comandante Hugo Chávez para cambiar este país, se convierte en la masa impensante estratégica que necesitan aquellos que, de acuerdo a la coyuntura nacional e internacional, tocan las teclas de la distorsión económica hasta darle el carácter directo de guerra.
Porque, cuántas veces no escuchamos a la “gente decente” preguntarse cómo había llegado al poder en Venezuela alguien como Chávez. El psiquiatra Heriberto González diría que tienen anulado el cerebro racional, diagnóstico que coincide con el “¿Usted entiende? Yo no entiendo” como síntoma del aludido estado “reptiliano”.

Es el clásico de aquel que no da razones ni quiere tener razón, el que no quiere entender y que, por esa vía, ante el libro saca la pistola. Con todo, creo que el camino no es la burla ni la lástima ni la condena, y sí la Fe y el trabajo sensible por elevar la conciencia de toda la sociedad. Entre el pulso por la vida, las aspiraciones y deseos de la gente, y el “Yo no sé, yo no entiendo”, hay un gran muro ideológico que hay que derribar. Un buen comienzo para estas personas sería, sin duda, querer entender.

@maurogonzag